Cuidando la piel del rostro

La piel del rostro es el lienzo en el cual reflejamos nuestra imagen integral, actitudes y estados de ánimo. Es la presentación inicial de cada persona.

Es uno de los centros donde se focaliza la atención al comunicarnos con el resto del mundo. De allí, que es de suma importancia aprender a cuidar la piel de nuestro rostro, abarcando el cuello y el escote, con fáciles y rápidas rutinas diarias.

Cuidando la piel del rostro

Cuidados básicos del cutis

El rostro está sometido a innumerables elementos contaminantes: el polvo, el maquillaje, la grasa natural, esmog y otros, que contribuyen a obstruir los poros y evitar que pueda oxigenarse correctamente.

Es por ello que al menos dos veces al día, debe llevar a cabo un proceso básico que consiste en limpiar, tonificar, hidratar y proteger contra el sol. De esta manera se remueven impurezas y células muertas propias del proceso de regeneración permanente y se acondiciona para que pueda lucir sana.

Un factor importante para el cuidado del cutis, es mejorar los hábitos alimenticios, dejar de fumar, realizar ejercicios físicos, consumir suficiente líquido durante el día y optar por las tendencias modernas que proponen lucir un rosto al natural,si exceso de maquillaje.

¿Qué productos usar para limpiar su cutis?

Adquiera en el mercado los productos básicos para el cuidado del rostro. Según su tipo de piel, elija una limpiadora en crema o ligeramente jabonosa, una loción o tónico que cierre los poros o estimuleel cutis luego de la limpieza, una fórmula hidratante, un exfoliante suave, una mascarilla y el bloqueador solar.

Nunca se maquille sin realizar el ritual de limpiar, tonificar, hidratar y proteger; ni se vaya a dormir sin haber realizado esta misma rutina, ya que durante la noche suceden los procesos regenerativos más importantes del organismo. Por consiguiente si su piel se encuentra limpia e hidratada alcanzará mejores niveles de recuperación.

Cuidados adicionales

Una o dos veces por semana haga una leve vaporización en su rostro por un lapso de 3 a 4 minutos; de esta manera abrirá los poros para favorecer una limpieza profunda. Siga con un exfoliante suave con movimientos leves y circulares, lave retirando el producto y finalice usando una mascarilla tonificante, que cierre los poros o hidrate.

Para disfrutar estos cuidados adicionales no debe gastar mucho dinero, usted misma puede preparar en casa productos exfoliantes usando un poco de azúcar con zumo de limón, o miel con avena.

Igualmente, las mascarillas a base de frutas y yogurt nutren naturalmente la piel del rostro brindándole un efecto de frescura y vitalidad.

Si lo desea también puede asistir a un centro de especialidades estéticas y solicitar un paquete que incluya una limpieza profunda, con aplicación de tratamientos alternos que en una o varias sesiones resaltarán la belleza del cutis.

Sienta que su rostro es una responsabilidad, así logrará cuidarlo con esmero y los resultados no se harán esperar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *